13.1 C
Río Grande
miércoles, octubre 20, 2021
Inicio Coronavirus Un sector de La Salada finalmente reabrió pero por un rato: inspectores...

Un sector de La Salada finalmente reabrió pero por un rato: inspectores municipales los obligaron a cerrar

El sábado cerca de 20 puesteros atendieron en la feria de Rivera Sur, pegada al Riachuelo. En la zona de Olimpo también hubo actividad.

A diferencia de lo ocurrido en semanas anteriores. durante el primer fin de semana de mayo se notó en la zona de La Salada la incidencia de las medidas dispuestas por los gobiernos nacional y de la Provincia de Buenos Aires relacionadas con la pandemia de coronavirus.

Sin embargo, aun con las restricciones reglamentadas por el decreto presidencial Nº 281/21 e incluso con una intimación previa del Municipio de Lomas de Zamora, el sábado algunos feriantes se animaron a abrir sus locales en el área de ferias lindera al Riachuelo del lado de la Provincia.

Respecto de lo que podría ocurrir durante los próximos fines de semana, la decisión orgánica de los feriantes es acatar las medidas que se les impongan, más allá de que -aclaran- las aperturas producidas durante estos últimos fines de semana tuvieron que ver con decisiones individuales.

El sábado, mientras los paseos de compras tradicionales de La Salada, como Punta Mogote, Urkupiña y Ocean, permanecieron cerrados, en la feria de Rivera Sur -unas siete cuadras junto al Riachuelo, entre las vías del ferrocarril Belgrano Sur y la calle Claudio de Alas- hubo puestos y locales que abrieron.

Durante la semana previa, la situación había sido incierta en cuanto a si los feriantes tenían permiso para abrir o no. “Desde la Municipalidad no se nos prohibió abrir como el año pasado”, habían informado en Rivera Sur.

No obstante, el mismo viernes por la noche, después de que trascendió que muchos abrirían -a partir de una nota publicada por Clarín-, bajó la orden de la Secretaría de Inspección municipal para que eso no ocurriera.

“A pesar de esa advertencia, algunos vecinos abrieron“, contó Sergio Correa, delegado de feriantes de Rivera Sur. “Después vinieron del Municipio y los hicieron cerrar, clausuraron un local y le llevaron mercadería a un puestero que se había instalado con mantas en la vereda”, agregó.

Y calculó que los que abrieron fueron aproximadamente 20 locales y puestos, “un 15%” de los que integran el paseo de compras. Este número representa más o menos la mitad de los que habían abierto el último sábado de abril, cuando funcionaron unos 30 puestos bajo techo y cerca de 10 al aire libre.

Calculan que el sábado abrió un 15% de los puestos de la feria Rivera Sur. Foto: Luciano Thieberger (archivo)

Calculan que el sábado abrió un 15% de los puestos de la feria Rivera Sur. Foto: Luciano Thieberger (archivo)

A la hora de buscar el motivo por el cual se desafían las disposiciones gubernamentales, los vendedores son claros: “Por la necesidad”.

“Acá hay mucho trabajo informal, y la cuarentena del año pasado se sintió muchísimo. Y parece que vamos a estar así hasta el invierno”, se lamentó Correa.

En cuanto a la feria de avenida Olimpo, que se extiende a ambos lados de Camino de Cintura en Ingeniero Budge (Lomas de Zamora), cerca de La Salada, y Esteban Echeverría, volvió a haber actividad con mucho movimiento de gente pero sin las aglomeraciones de fines de semana anteriores.

Desde Punta Mogote, en tanto, ya durante abril habían informado que no abrirían mientras estuviera vigente el decreto del Gobierno nacional, por lo cual hasta el 21 de mayo la situación se mantendría así. Lo mismo ocurre con las otras ferias grandes. La realidad es que a estos complejos que concentran más de 500 vendedores ni siquiera les conviene económicamente abrir los puestos y locales si están suspendidos los servicios de micros que traen compradores de distintos puntos de la provincia de Buenos Aires.

En Rivera Sur la postura es “acatar” lo dispuesto por el Municipio. “Aunque no estemos de acuerdo”, agregan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí