8.1 C
Río Grande
jueves, septiembre 23, 2021
Inicio Politica Santiago Cúneo: “La Argentina va a empezar a progresar cuando Cristina y...

Santiago Cúneo: “La Argentina va a empezar a progresar cuando Cristina y Macri se vayan a la casa o vayan presos por sus delitos”

En diálogo con Infobae, el periodista analizó el año de gestión del Frente de Todos, el rol de la Vicepresidenta, la interna de la coalición y la reaparición del ex jefe de Estado en el escenario político

El periodista y ex precandidato a gobernador de Buenos Aires, Santiago Cúneo, analizó en una entrevista con Infobae cómo fue el primer año de gestión de Alberto Fernández. La interna con su compañera de fórmula, Cristina Kirchner, las contradicciones sobre la llegada de la vacuna, el rol de Máximo Kirchner y el trabajo realizado por el Gabinete.

Cúneo aseguró que el próximo año será más complejo que el actual para los argentinos y, en especial, para el gobierno del Frente de Todos. “La Argentina tiene dos caminos con este gobierno: uno es la explosión y el otro la implosión”, afirmó. Críticas a la gestión del peronismo y al rol que ocupó la Vicepresidenta durante este año.

-¿Cómo evalúa la gestión de Alberto Fernández y el Frente de Todos en este primer año de gobierno?

-La definición del Gobierno se vio el día viernes en el Estadio Único de La Plata, donde se vio claramente que el frente no es de todos, es el frente de algunos pocos. Se vio que Cristina volvió peor, que Alberto no está a la altura de la presidencia de la Nación y que la Argentina atraviesa un momento muy similar a lo que puede ser la primera gran depresión económica de los argentinos.

-¿Por qué?

-Porque la Argentina atravesó grandes crisis pero nunca depresión. La depresión es una definición en sí misma en economía. Y la Argentina está cerca de la depresión económica y la anomia política. El final del primer año de gobierno del frente de pocos es un gran fracaso y una gran desilusión.

-¿En qué se basa para decir que Cristina Kirchner volvió peor?

-Cristina mostró el viernes el peor y el lado más oscuro de si misma, negando la transformación camaleónica que había planteado a lo largo del 2018/2019 cuando nos invitaba al Instituto Patria a tomar el té y nos decía que íbamos a volver a la pluralidad, al ejercicio de la democracia interna del espacio, a la elección de los candidatos por la vía de elecciones internas. El discurso de Cristina fue el discurso de la peor Cristina. De la Cristina eterna, de la Cristina soberbia, de la Cristina egocéntrica que cree que es el ombligo de la Argentina, que realmente cree que nosotros, el conjunto de los argentinos, estamos atados a su destino.

-¿Cómo analiza hoy el rol de la Vicepresidenta dentro del Gobierno?

-Lo mejor que le podría pasar a la Argentina es prescindir de Cristina definitivamente y a partir de este instante. Porque muestra que es la peor de todas las Cristinas que hemos conocido. Volvió con este hálito de odio, de revancha, de autoritarismo. Que no deja nada sano por delante en la expectativa de algo que está roto, que es el frente que armó ella misma. Ella misma ha destruido su propio frente. Cristina es su peor enemigo.

– ¿Por qué considera que Cristina Kirchner es su peor enemigo?

-Cristina va a mandar a Cristina presa. Porque Cristina política no ha entendido que si es víctima del Lawfare, como se plantea, desde la Cristina de la política, no debe ejercitar la soberbia política de la dictadura china. Parece una peronista made in China, con esos toques de dictadura de Xi Jiping. Claramente frente a eso nadie es víctima. Nadie puede plantearse como víctima cuando en su otra cara, en su alter ego, se plantea como victimaria. Y Cristina va a terminar mandando presa a Cristina. Con lo cual ha vuelto peor que nunca.

Alberto Fernández junto a Cristina Kirchner y Sergio Massa en el acto del último viernes Alberto Fernández junto a Cristina Kirchner y Sergio Massa en el acto del último viernes

-¿Qué lugar ocupa Máximo Kirchner?

-Lo más preocupante es que el mensaje de la dictadura interna lo dio Máximo Kirchner, cuando dijo que no hay espacio para internas y al que no le guste que vaya y se arme un espacio político. Eso muestra que volvió peor y el pibe, en vez de heredar al padre, ha salido a la madre. La última vez que alguien nos desafío a los peronistas para que alguien hiciera un espacio y le ganáramos, muchos de nosotros nos fuimos y terminó llegando a la presidencia Mauricio Macri. Cosa de la cual nos arrepentimos. Pero el desafío que nos hizo se cumplió. Y si lo vuelve a hacer, va a terminar exactamente igual.

-La lógica del acto en La Plata fue reivindicar la unidad del espacio a un año de gestión. Pero Cristina terminó cuestionando al Gabinete como ya lo había hecho en otra oportunidad…

-El acto no fue para mostrar unidad. El acto fue para mostrarse todos juntos, que no es lo mismo. El acto no tenía la consistencia de la unidad porque la unidad va más allá de estar todos juntos. Al estar todos juntos, lo que demostraron es que hay intereses de poder que se conjugan en ese conjunto. Lo que está claro es que en ese conjunto no hay unidad. Porque no hay unidad de criterio, de doctrina, de objetivos. Claramente se demostró que en la Argentina existe una víbora bicéfala, que son lo mismo, que actúan igual, que es Macri y Cristina.

-¿Son lo mismo?

-Son lo mismo. Son cortados por la misma tijera. Son el resultado de la peor Argentina. Son lo que hay que superar. Claramente es un rejunte de intereses y el Frente de Todos es un rejunte de intereses. Por eso no hubo unidad, se mostraron todos juntos, que son dos cosas distintas. Juntos no es unido. Y lo que pasó el viernes es que necesitaban mostrarse todos juntos porque las acciones de la sociedad del Frente de Todos cada vez valen menos. Salieron a defender la marca y el negocio. Pero eso de ninguna manera es unidad.

-¿Cuál es el daño que generan los cuestionamientos de la Vicepresidenta al Presidente y su Gabinete en forma reiterativa?

-Para entender cual es el nivel de gravedad imaginemos un empresario que pueda invertir en Argentina escuchando ese discurso y saquemos la conclusión de que haría. ¿Vendría? La Argentina real es la Argentina de la billetera porque la felicidad del pueblo no se construye con discursos. Se construye con dinero, con inversiones, con desarrollo sustentable. La realidad es que este gobierno parecería que se ha olvidado por completo de la Argentina económica. Parecería que están inmersos en un libro de literatura fantástica haciendo actos, mandando tuits o escribiendo cartas.

-¿Lo ve fuera de foco al Gobierno?

-Nunca vi un gobierno tan apartado de la realidad. Porque desarrolla un discurso que no pueden financiar con los resultados del PBI. La Argentina hoy está virtualmente en quiebra. Sin reservas, comiéndose el oro a través de los seguros de depósitos. Hablan desde una tribuna de temas que nada le importan a la gente, ni al comerciante ni al empresario. Mucho menos a un posible inversor que, después de escuchar a Cristina decir las barbaridades que dijo del Gabinete del Presidente, no puede venir a la Argentina confiando en que el Gobierno le pueda dar alguna garantía.

El periodista realizó un fuerte cuestionamiento a Cristina Kirchner El periodista realizó un fuerte cuestionamiento a Cristina Kirchner

-¿Es un ejercicio autodestructivo el que está realizando el Gobierno?

-La Argentina tiene dos caminos con este gobierno: uno es la explosión y el otro la implosión. A esta altura hasta nos conviene explotar, porque la implosión se va produciendo como la muerte de la rana en agua tibia. Los argentinos vamos aceptando cada vez el deterioro más profundo de la sociedad y la descomposición del aparato y el entramado productivo económico de Argentina. Nos vamos acostumbrando a la limosna, al robo y a la delincuencia de las organizaciones sociales de Grabois, Pérsico y Navarro. Nos vamos metiendo en una sociedad que da por determinado que hay que aceptar este modelo perverso de decadencia.

-¿Entonces? ¿Cuál es el camino?

-Es preferible que en algún momento la sociedad reaccione y explote, y no que la implosión vaya llevando a la sociedad argentina a la aceptación de este modelo perverso del peronismo a la china. El peronismo a la china tiene dos acepciones: Cristina quiere ser Xi Jinping y quiere que su opinión tenga rango constitucional, quiere ser una dictadora a la china. Y lo otro por lo cual podemos comparar con China es por el Todo por 2 pesos. Es algo que lo comprás barato en el momento y a la larga te sale caro y no sirve para nada.

-¿Destaca la labor de alguno de los ministros del Gabinete de Alberto Fernández durante este primer año de gestión?

-El Gobierno está constituido por un Presidente y ministros nombrados por el Presidente. Cuando el que no sirve es el Presidente, el Gabinete no puede ser distinto al Presidente.

-¿Cree que el Presidente no sirve?

-Estoy absolutamente convencido de que no sirve.

-¿Por qué?

-Porque no está preparado para la talla presidencial. Porque actúa como un jefe de Gabinete, un secretario de Estado. Alguien de segundo a cuarto nivel de ejecución de Estado. No tiene envergadura presidencial. Por eso ha sido el capricho de Cristina. Porque Cristina nos vendió un sapo que cuando le dio un beso siguió siendo sapo, no príncipe. Nunca estuvo preparado para ser Presidente y hoy está claro que no está preparado para ser presidente.

-Si Alberto no hubiese sido el candidato, los gobernadores del PJ no se hubiesen corrido para acompañar la fórmula del Frente de Todos…

-Las circunstancias de la historia de un país y sus democracias, su evolución, no necesitan la victoria de alguien si o si. No era necesario que el macrismo fuera vencido por Cristina. Está claro que nos equivocamos. Porque le creímos a Cristina que había aprendido la lección, le creímos que quería hacer algo distinto, que quería venir a dar testimonio en su cambio de actitud frente a la sociedad. Fuimos engañados y estafados.

Cúneo aseguró que el año que viene será peor para los argentinos y el gobierno nacional (Santiago Saferstein)Cúneo aseguró que el año que viene será peor para los argentinos y el gobierno nacional (Santiago Saferstein)

-En gran medida, el triunfo se debió a que Alberto Fernández fue el candidato y no lo fue la propia Cristina Kirchner.

-Más allá de que el triunfo electoral dependió de una figura como la de Alberto Fernández, también nos equivocamos en apoyar a alguien que nunca estuvo preparado para ser presidente. En la provincia de Buenos Aires, donde tampoco creí que estuviera preparado para ser gobernador Axel Kicillof, lo enfrentamos. Y fuimos claramente en contra y fuimos con una boleta corta por afuera. Ya no había tiempo para buscar una figura presidencial. Entonces apoyamos para terminar con el macrismo. Tomando el té en el Instituto Patria Cristina me contó que ella ya era distinta.

-¿Por qué dice que fueron engañados?

-Porque Cristina no era distinta, Alberto nunca debió haber sido presidente y debimos haber buscado las alternativas de una interna para elegir el mejor candidato presidencial.

¿Hoy cuál es la ascendencia que tiene La Cámpora dentro del Gobierno?

-La Cámpora es el Gobierno. No es que tenga ascendencia. Son los únicos que tienen un proyecto de poder y creen que el poder es plata. La Cámpora es un partido de Estado fundado al amparo del poder despótico de Cristina, que está constituido por los ceos de la pobreza. Por un grupo de chiquilines, que ya no lo son tanto, que necesitan un país empobrecido y con un modelo de pobreza radicalizado, de alternancia con el macrismo. Alguna vez me dijo el “Cuervo” Larroque: “A partir de ahora nos vamos a alternar. Un gobierno nosotros, un gobierno ellos. Dos nosotros, dos ellos”.

-¿A qué se refiere con ese proyecto de alternancia? ¿Un acuerdo?

-La Cámpora no se ve como un proyecto revolucionario ni mucho menos, sino como un proyecto de poder estructural de caja, con alternancia, donde entre gitanos no se quieren tirar las cartas. El proyecto de Máximo Kirchner presidente no es otra cosa que un proyecto de mediano plazo, de alternancia en el poder, que le permite a La Cámpora decir que Rodríguez Larreta es un buen político. Con eso está todo dicho.

-¿Existe un proyecto político de Máximo Kirchner 2023?

-Si. Existe un proyecto político de Máximo Kirchner mañana, pasado o en el 2023 o en el 2028. Ellos sueñan con Máximo Presidente. Lo cual sería degradar a la Argentina a los niveles de dictadura africana, porque Máximo Kirchner no está en condiciones ni de ser diputado hoy. Con lo cual sus pretensiones presidenciales son una falta de respeto al intelecto y la historia de los argentinos. Pero evidentemente la plata la tiene y creen que con la plata se construye un presidente.

-Horacio Rodríguez Larreta, con su incipiente liderazgo dentro de la oposición, ¿es el resultado de la discusión interna de Cambiemos o es el resultado de la construcción de ese liderazgo de parte del oficialismo?

-No hay dudas de que Rodríguez Larreta es la expresión unitaria, social demócrata y radical porteña. Es la continuidad de De La Rúa, Macri y Alberto Fernández. Alberto Fernández está mucho más asociado a Larreta que al peronismo. Es cualquier cosa menos peronista. Él se define a si mismo como social demócrata y liberal. Alberto es un unitario, porteño, radical, social demócrata. Igual que Larreta. Para Fernández la continuidad del proceso de su gestión tiene que estar en otro porteño, unitario, social demócrata. No en un peronista. Por eso el cuarto candidato a presidente que da la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires después de la reforma de 1994, después de la Rúa, Macri y Alberto Fernández, es Rodríguez Larreta.

-¿Cómo analiza el desembarco de Macri en este año? Comenzó a levantar su perfil en la segunda mitad del 2020.

-Macri es la Cristina Kirchner de Cambiemos. La Argentina va a empezar a progresar cuando los dos se vayan a la casa o vayan presos por sus delitos, y dejen de estorbar a la política y al crecimiento de los argentinos. Son dos seres nefastos para la historia argentina.

El periodista consideró que Mauricio Macri ocupa el mismo rol en Cambiemos que Cristina Kirchner en el Frente de Todos (Nicolás Stulberg)El periodista consideró que Mauricio Macri ocupa el mismo rol en Cambiemos que Cristina Kirchner en el Frente de Todos (Nicolás Stulberg)

-¿Cómo evalúa el escenario político y económico del primer trimestre?

-El Gobierno tiene por delante solo empeorar. Que las variables que espera mostrar de reactivación, que es recuperación de lo perdido, porque estamos en el décimo sótano, nos va a dejar otra vez en el octavo sótano a fines del 2021. Con una inflación arriba del 50%, con un dólar que va a trepar por encima de los 200 pesos. Y una situación descontrolada en muchos aspectos. Incluido el de la vacunación que es un absoluto y total desastre.

-El Gobierno podría enfrentar la segunda ola de COVID-19 en el primer trimestre…

-Seguramente la segunda ola nos va a llegar antes de marzo y la vacunación no va a poder impedir que esto llegue. Con lo cual el primer trimestre del gobierno está lleno de desafíos negativos. Superar la segunda ola de covid con éxito, sin haber aumentado el presupuesto de Salud y el presupuesto nacional, bancarse la suba del dólar, que psicológicamente sabemos lo que significa para el pueblo argentino y para la economía real, el proceso inflacionario en marcha, que es insostenible, y la crisis de gobernabilidad, porque el Frente gobernante lejos de estar unido, está en una puja por la administración de los recursos del poder, que enfrenta a sus dos principales figuras que son el Presidente y la Vicepresidenta. Los argentinos tienen que esperar un 2021 peor que el 2020 en la mayoría de los aspectos.

-Hubo idas y vueltas en el Gobierno por la llegada de la vacuna rusa, el contrato caído con Pfizer y la logística de vacunación. ¿A qué se las atribuye?

-Cuando el Presidente no sirve, no sirve su gabinete y no sirve el Gobierno. El tema de la vacuna es la exteriorización de la ausencia de la autoridad presidencial para conducir en tiempos de crisis. El Presidente ha sido el principal responsable del desgaste de su palabra y de las barbaridades que se han hablado del tema de vacunación en Argentina. Dijo en marzo de 2020 que el covid-19 se curaba con un tecito caliente a 26 grados. Después su ministro dijo que el covid no iba a llegar a la Argentina. Después dijeron que no había que usar barbijo y después dijeron que era obligatorio.

– En las últimas semanas hubo afirmaciones diferentes del Presidente y del ministro de Salud sobre la llegada de las vacunas…

-Cuando el gobierno quiso cambiar el léxico y dejar de hablar de pandemia para hablar de vacuna, porque pensaron que era más propositivo, lanzaron la palabra vacuna antes de tener solucionada la vacuna. Por eso el discurso va adelante y la vacuna va atrás, y en la Argentina lo que sobran son palabras y lo que faltan son jeringas. Por lo tanto, todo el proceso de vacunación, que va a ser fallido, que va a ser un gran fracaso, que va a ser tardío, que la segunda ola nos va a llevar puestos, tiene un solo responsable que es el Presidente de la Nación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí