9 C
Río Grande
lunes, marzo 8, 2021
Inicio Coronavirus La variante británica del coronavirus se está extendiendo rápidamente en EEUU

La variante británica del coronavirus se está extendiendo rápidamente en EEUU

Un nuevo estudio refuerza la predicción de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de que la llamada variante B.1.1.7 dominará los casos de Covid-19 en marzo

Una variante más contagiosa del coronavirus encontrado por primera vez en Gran Bretaña se está extendiendo rápidamente en Estados Unidos, duplicándose aproximadamente cada 10 días, según un nuevo estudio. Analizando medio millón de pruebas de coronavirus y cientos de genomas, un equipo de investigadores predijo que en un mes esta variante podría llegar a ser predominante en Estados Unidos, lo que podría suponer una oleada de nuevos casos y un mayor riesgo de muerte.

La nueva investigación ofrece la primera mirada a nivel nacional de la historia de la variante, conocida como B.1.1.7, desde que llegó a Estados Unidos a finales de 2020. El mes pasado, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades advirtieron que la B.1.1.7 podría convertirse en predominante en marzo si se comportaba como lo hizo en Gran Bretaña. El nuevo estudio confirma esa trayectoria prevista.

“Nada en este documento es sorprendente, pero la gente necesita verlo”, dijo Kristian Andersen, coautor del estudio y virólogo del Instituto de Investigación Scripps en La Jolla, California. “Probablemente deberíamos prepararnos para que éste sea el linaje predominante en la mayoría de los lugares de Estados Unidos en marzo”.

“Podría darse una situación muy grave en cuestión de meses o semanas”, dijo Nicholas Davies, epidemiólogo de la London School of Hygiene and Tropical Medicine que no participó en el estudio. “Pueden ser señales tempranas que justifiquen una investigación urgente por parte de las autoridades de salud pública”.

Davies advirtió que los datos de EE.UU. son más irregulares que los de Gran Bretaña y otros países que cuentan con sistemas nacionales de seguimiento de variantes. Aun así, consideró que los resultados de algunas partes de Estados Unidos son especialmente preocupantes. En Florida, donde el nuevo estudio indica que la variante se está extendiendo con especial rapidez, el Dr. Davies teme que una nueva oleada pueda llegar incluso antes que en el resto del país.

Cuando el gobierno británico anunció el descubrimiento de B.1.1.7 el 20 de diciembre, Andersen y otros investigadores de Estados Unidos comenzaron a buscarlo en muestras de coronavirus estadounidenses. El primer caso apareció el 29 de diciembre en Colorado, y Andersen encontró otro caso poco después en San Diego. En poco tiempo se detectó en muchas otras partes del país. “Si estos datos son representativos, puede haber poco tiempo para actuar”, dijo. Andersen y sus colegas publicaron su estudio en Internet el domingo. Todavía no se ha publicado en una revista científica.

Los residentes de Los Ángeles esperan en fila en sus coches durante la madrugada para recibir la vacuna contra el covid-19 en el estadio de los Dodgers, en Los ÁngelesLos residentes de Los Ángeles esperan en fila en sus coches durante la madrugada para recibir la vacuna contra el covid-19 en el estadio de los Dodgers, en Los Ángeles

Pero era difícil determinar el grado de difusión de la variante. El B.1.1.7 contiene un conjunto distintivo de 23 mutaciones dispersas en un genoma de 30.000 letras genéticas. La mejor manera de averiguar si un virus pertenece al linaje B.1.1.7 es secuenciar todo su genoma, un proceso que sólo puede llevarse a cabo con máquinas especiales.

El C.D.C. contrató a Helix, una empresa de pruebas de laboratorio, para que examinara sus muestras de Covid-19 en busca de signos de B.1.1.7. La variante puede dar un resultado negativo en una de las tres pruebas que Helix utiliza para encontrar el coronavirus. Para un análisis más profundo, Helix envió estas muestras sospechosas a Illumina para que secuenciaran sus genomas. El mes pasado, Helix se puso en contacto con Andersen y sus colegas para ayudar a analizar los datos.

Analizando 212 genomas americanos B.1.1.7, el equipo de Andersen llegó a la conclusión de que lo más probable es que la variante llegara por primera vez a Estados Unidos a finales de noviembre, un mes antes de ser detectada.

La variante se introdujo por separado en el país al menos ocho veces, muy probablemente como resultado de personas que viajaron a Estados Unidos desde Gran Bretaña entre Acción de Gracias y Navidad. Los investigadores combinaron los datos de la secuenciación del genoma con los resultados generales de las pruebas de Helix para llegar a una estimación de la rapidez con la que se había propagado la variante. Se hizo exponencialmente más común en los últimos dos meses.

En Florida, los científicos estiman que más del 4 por ciento de los casos son ahora causados por la B.1.1.7. La cifra nacional puede ser del 1 o el 2 por ciento, según los cálculos de su equipo.

Si eso es cierto, entonces mil o más personas pueden estar infectándose con la variante cada día. El C.D.C. sólo ha registrado 611 casos de B.1.1.7, lo que demuestra la insuficiencia de la vigilancia genómica del país.

En las partes del país en las que Helix no realiza muchas pruebas, es probable que se esté subestimando la propagación, advirtió Andersen. “Está claro que no es suficiente”, dijo. “Puedo garantizarle que hay lugares en los que B.1.1.7 podría ser relativamente prevalente a estas alturas y que no detectaríamos”.

Nathan Grubaugh, virólogo de la Universidad de Yale que no participó en el nuevo estudio, afirma que los datos dejan claro que la incidencia de B.1.1.7 está aumentando tal y como los científicos advirtieron. Pero no cree que el nuevo estudio revele exactamente cómo está creciendo. “En realidad, no revela la causa en este momento”, dijo.

Es posible que las cadenas de transmisión del B.1.1.7 se estén extendiendo más rápidamente que otros virus. O puede ser que el B.1.1.7 sea más común entre los viajeros que llegan y que inician nuevos brotes. “Todavía creo que faltan semanas para saber realmente cómo acabará esto”, dijo Grubaugh.

El carácter contagioso de B.1.1.7 hace que sea una amenaza que hay que tomar en serio. Las medidas de salud pública que funcionan con otras variantes pueden no ser suficientes para detener la B.1.1.7. Un mayor número de casos en los Estados Unidos significaría más hospitalizaciones, lo que podría poner a prueba a los hospitales que sólo ahora se están recuperando de un número récord de pacientes el mes pasado.

Para empeorar las cosas, Davies y sus colegas de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres publicaron el miércoles un estudio en línea que sugiere que el riesgo de morir de B.1.1.7 es un 35 por ciento mayor que el de otras variantes. El estudio aún no se ha publicado en una revista científica.

Centro de Vacunación en Nueva YorkCentro de Vacunación en Nueva York

Las comunidades pueden tomar medidas para luchar contra variantes como la B.1.1.7, como describieron recientemente Grubaugh y sus colegas de la Universidad de Yale en la revista Cell. Por ejemplo, dijeron, las autoridades sanitarias deberían reforzar los mensajes sobre el uso de mascarillas eficaces, evitar las grandes reuniones y asegurarse de que los espacios interiores estén bien ventilados.

Los científicos también instaron a los gobiernos a exigir la baja laboral de las personas diagnosticadas con Covid-19 para detener la propagación en el lugar de trabajo. “Estas medidas podrían ayudar a reducir significativamente la transmisión en la comunidad”, escribieron Grubaugh y sus coautores.

Las vacunas también pueden formar parte de la estrategia de lucha contra el B.1.1.7. En Israel, donde la variante es ahora predominante, los nuevos casos, las enfermedades graves y las hospitalizaciones ya han disminuido significativamente en las personas mayores de 65 años, un grupo al que se le dio la máxima prioridad para las vacunas. “Lo que tenemos que hacer con las vacunas actuales es ponerlas en el mayor número de personas posible, lo antes posible”, dijo Andersen.

La reducción de la variante B.1.1.7 también reducirá el riesgo de que la variante evolucione en algo aún peor. Ya en Gran Bretaña, los investigadores han encontrado muestras de B.1.1.7 que han adquirido una nueva mutación con el potencial de hacer que las vacunas sean menos eficaces. No está claro si estos virus se convertirán en algo común. Pero demuestran que al coronavirus le queda mucho espacio evolutivo por explorar. “Debemos esperar que aparezcan aquí”, dijo Andersen. “Lo que haya sido cierto en otros lugares también lo será aquí, y tenemos que afrontarlo”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí