13 C
Río Grande
jueves, febrero 25, 2021
Inicio Sociedad El calor reaviva la amenaza del dengue y convivirá con el coronavirus:...

El calor reaviva la amenaza del dengue y convivirá con el coronavirus: como combatir al mosquito para evitar contagios

La clave es el descacharreo, para eliminar los objetos que acumulan agua y son potenciales criaderos de Aedes aegypti. Este verano, la enfermedad convivirá con el coronavirus, que también se expresa con fiebre alta.

En el cajón de la heladera. En la bandeja del secaplatos. En la maceta del potus. En el florero, en la cafetera, en la rejilla de la cocina o el baño. Cualquier punto de la casa que acumule agua por días, aunque sea agua limpia, es un potencial criadero del mosquito que transmite el dengue, el Aedes aegypti.Múltiples lugares, un solo consejo: descacharrar.

Con la llegada del calor en un año de pandemia, los porteños ven con preocupación el regreso del Aedes aegypti. Los especialistas recomiendan, en cambio, ocuparse. Y el cambio empieza por casa.

“El Aedes aegypti es un mosquito domiciliario, por eso no se controla con fumigación, sino dentro de las viviendas. Las acciones de prevención siempre deben estar dirigidas a evitar la formación de criaderos”, aclara de entrada Manuel Espinosa, entomólogo y responsable del área de enfermedades transmitidas por mosquitos de la fundación Mundo Sano.

Es que este mosquito no vuela lejos: si se ve uno es porque hay un criadero a no más de 50 metros a la redonda. Por eso es clave hablar con la gente de la misma manzana y armar una red vecinal para que no haya agua acumulada en ningún objeto, ni en los jardines ni dentro de casa, el famoso descacharreo. Si hay algún vecino que no entra en razón, puede denunciarse en la línea telefónica 147 de la Ciudad o en la página Web gestioncolaborativa.buenosaires.gob.ar.

Dengue, cómo es y cómo contagia el mosquito Aedes aegypti

“Hay que eliminar el agua de cualquier espacio que pueda acumularla, incluso esos que olvidamos, como una heladera que funciona mal, un florero, un cerco hecho con cañas mal cortadas”, resalta Nicolás Schweigmann, director del Grupo de Estudio de Mosquitos (GEM) de la Facultad de Exactas de la UBA y el Instituto IEGEBA.

Las rejillas con sifón, que tienen agua permanentemente, son uno de los lugares con mayor potencial para convertirse en criaderos. Por eso Schweigmann recomienda cepillar sus paredes y arrojar agua hirviendo en cantidad equivalente a la que hay por debajo de la rejilla. “De esa manera, la temperatura sube a 56 grados y se mantiene por 12 minutos arriba de 40. Así se muere el 100% de huevos y larvas”, precisa.

Esta temporada fueron notificados 74 casos de dengue en la Ciudad de Buenos Aires, de los cuales hasta ahora ninguno fue confirmado. El dato es del último Boletín Epidemiológico Semanal, publicado por el Ministerio de Salud porteño.

Hasta el momento se reportaron 75 casos de dengue en la Ciudad.

Hasta el momento se reportaron 75 casos de dengue en la Ciudad.

Consultados por este diario, desde el Gobierno de la Ciudad aclaran que trabajan con este tema todo el año. “No buscamos que sea una campaña aislada sino un plan permanente e integral para prevenir, controlar y vigilar las enfermedades transmitidas por este mosquito”, destaca Julián Antman, gerente operativo de Epidemiología de la cartera sanitaria porteña.

Hoy se priorizan tres de los seis ejes del plan. Uno es relevar y eliminar los criaderos en barrios vulnerables y no vulnerables, articulando con instituciones, comunidad y otras áreas de Gobierno. El segundo es capacitar sobre el tema a los trabajadores de las distintas áreas de la Ciudad.

El tercer eje prioritario es generar herramientas de comunicación para llegar a los vecinos. “Queremos que se comprenda que este es un problema complejo que se resuelve entre todos. La fumigación no controla nada y genera falsa tranquilidad”, remarca Antman.

El descacharreo es una de las principales medidas de prevención contra el dengue. La fumigación no sirve.

El descacharreo es una de las principales medidas de prevención contra el dengue. La fumigación no sirve.

Este año, debió agregarse un paso extra: adaptar el protocolo de seguimiento de casos de dengue a tiempos de coronavirus. “Con la Covid, hoy la sospecha de dengue es relativa -advierte Antman-. Por eso las Unidades Febriles de Urgencia (UFU) de los hospitales ya están capacitadas para diferenciar los casos en la etapa de triage”.

Es que tanto el dengue como el coronavirus pueden expresarse con fiebre alta. Una diferencia clave es que la Covid-19 suele estar acompañada con síntomas respiratorios. El dengue, con erupciones en la piel.

Además de la fiebre, las señales más características que indican un posible contagio de dengue es tener dolor detrás de los ojos, muscular, en las articulaciones o de huesos. Otros síntomas son las náuseas y vómitos y el sarpullido.

El mosquito charquero en los parques porteños

Aedes albifasciatus o mosquito charquero. Apareció por estos días en la Ciudad, pero no es el Aedes ni transmite el dengue. Foto Grupo de Estudio de Mosquitos (GEM)

Aedes albifasciatus o mosquito charquero. Apareció por estos días en la Ciudad, pero no es el Aedes ni transmite el dengue. Foto Grupo de Estudio de Mosquitos (GEM)

La gran cantidad de mosquitos que aparecieron en los parques y plazas porteños en estos días motivaron cierta paranoia. Pero no todos eran Aedes aegypti. De hecho, de lo que se registró una explosión demográfica fue de otra especie, el Aedes albifasciatus, que suele anidar en zonas rurales y llegaron al AMBA por acción del viento.

Más conocido como mosquito charquero, “es más grande que el Aedes aegypti y más molesto y picador, pero es rural. Sus huevos se ponen en seco, en lugares con depresión. Cuando llueve y se acumula agua, los huevos eclosionan”, explica Espinosa.

“Con la eclosión, se generan pulsos poblacionales muy elevados. Si hay viento y los trae a la Ciudad de Buenos Aires, pueden proliferar acá, pero de modo secundario”, precisa Schweigmann. Y agrega: “Rara vez pica a seres humanos. Igual, si te agarran mil juntos podés tener un shock anafiláctico. No conviene meterse en pastizales en este momento”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí