8 C
Río Grande
sábado, febrero 27, 2021
Inicio Politica Cambio de clima sindical: la CGT imagina que el plan de viviendas...

Cambio de clima sindical: la CGT imagina que el plan de viviendas que le ofrece el Gobierno será clave para compensar el descontento social en 2021

Se lo propuso el ministro Ferraresi al consejo directivo cegetista y puede ser decisivo en un año que se perfila complicado en materia económica y salarial. Lingeri se reunirá este miércoles con funcionarios de Salud para avanzar en mejoras para las obras sociales

El operativo de seducción sindical que inició el Gobierno fue efectivo: la reunión del consejo directivo de la Confederación General del Trabajo (CGT) transcurrió este martes sin críticas contra la Casa Rosada, en un clima diametralmente opuesto al del encuentro del 10 de noviembre, en donde se registraron fuertes quejas por el recorte de la ayuda económica oficial y la nueva fórmula jubilatoria.

El milagro lo logró primero el contacto del 1° de diciembre entre Alberto Fernández y la CGT, en la Quinta de Olivos, pero, sobre todo, las medidas concretas que se empezaron a analizar en las últimas horas para sofocar el espíritu de rebeldía en la central obrera. Como anticipó Infobae, el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, visitó la sede cegetista de Azopardo 802 para proponerles a los sindicalistas participar de un plan oficial para construir 500 mil viviendas en un plazo de siete años.

La idea es que los gremios aporten los terrenos para construir los complejos habitacionales y que los paguen los trabajadores mediante un préstamo “a tasa baja”. Todos quedaron contentos con la propuesta: en un 2021 que se perfila complicado en materia socioeconómica y salarial por el ajuste que impondrá el acuerdo con el FMI, según concluyeron en la CGT, la posibilidad de tener una vivienda propia les permitirá a los dirigentes gremiales ofrecerles algún paliativo a los trabajadores.

A algunos les llamó la atención que Ferraresi hablara de un plazo de 7 años porque confirma que el Frente de Todos ya descuenta que se quedará al menos durante dos mandatos en el poder, pero lo cierto es que la iniciativa oficial fue considerada una buena forma de compensar la eliminación del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y la reconversión del Programa ATP en créditos para que las empresas en crisis paguen los sueldos. Al menos en teoría: el plan de viviendas será sólo para trabajadores registrados.

Jorge Ferraresi jura como sucesor de María Eugenia BielsaJorge Ferraresi jura como sucesor de María Eugenia Bielsa

El anuncio tiene como antecedente un “plan nacional de viviendas para trabajadores sindicalizados” de 2011, durante el gobierno de Cristina Kirchner, mediante el cual los gremios de la CGT aportaban los predios para construir torres habitacionales, subvencionadas por la Secretaría de Vivienda de entonces y financiadas por el Banco Nación, para ser adquiridas por sus afiliados.

En un comunicado de prensa, la CGT afirmó que “el plan habitacional para todos los trabajadores y trabajadoras” tendrá “una fuerte impronta federal” y que Ferraresi, durante el encuentro con su consejo directivo cegetista, “destacó la decisión del Presidente, y la suya propia, de generar los canales de implementación de esos objetivos a través de las organizaciones gremiales”. “Esta decisión, se coincidió, no sólo llevará una respuesta a la necesidad de techo propio y acceso a la tierra de las familias de los trabajadores sino que también es una gran fuente de generación de empleo”, destacó la central obrera tras la reunión con el ministro y agregó que “en forma consensuada se conformará el equipo técnico para el trabajo en conjunto”.

Luego de recibir al ministro, la conducción de la CGT se quedó a solas para mantener su última reunión del año. Hubo informes acerca de la reunión mantenida con el Presidente y la situación de las obras sociales, tema sobre el cual el secretario de Acción Social, José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), detalló el encuentro reservado del viernes con el ministro de Salud, Ginés González García, en el cual se barajaron propuestas para revertir el déficit mensual de $1.500 millones del sistema de obras sociales.

La única voz disonante fue la del titular de La Fraternidad, Omar Maturano, quien protestó porque a su obra social el Gobierno aún le debe $140 millones y alertó que esa deuda le ocasiona severos problemas para brindar las prestaciones médicas a los afiliados. Por eso anunció que el martes hará un paro de 24 horas en reclamo del “inmediato pago” del dinero.

El ministro de Salud, Ginés González GarcíaEl ministro de Salud, Ginés González García

Lingeri quedó en plantearle este miércoles este reclamo al superintendente de Servicios de Salud, Eugenio Zanarini, con quien se reunirá para avanzar en las ideas conversadas y mejorar así la situación de las obras sociales. Algunas de las propuestas de la CGT cuya instrumentación debe aprobar el Presidente son: que el Estado se encargue de pagar los medicamentos de alto costo mediante un fondo especial destinado a ese fin; que se aumente la cápita que abonan los monotributistas para acceder a la atención de la obra social y que sea obligatoria la afiliación del grupo familiar; que el Estado pague el 100% de algunos gastos por discapacidad, como los del rubro educativo, y que se descuente el 15% para el sistema de obras sociales a quienes pagan una diferencia para atenderse en una prepaga y no aportan al Fondo Solidario de Redistribución.

Los miembros de la CGT no hablaron oficialmente sobre la visita del Presidente a Hugo Moyano por el Día del Camionero, oportunidad en la que volvió a llenar de elogios al líder gremial, aunque fue el gran tema en los corrillos de la sede cegetista. Hace rato que la unidad sindical no es monolítica, como se vanagloriaban en viejas épocas, pero hoy sí lo son los celos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí