10 C
Río Grande
domingo, abril 18, 2021
Inicio Internacional Beijing expande sus límites en el Himalaya

Beijing expande sus límites en el Himalaya

China construyó una aldea en el territorio también reclamado por el reino de Bhután, haciéndose eco de sus tácticas agresivas en la frontera con la India y en lugares mucho más alejados.

Justo a tiempo para su Día Nacional en octubre, China concluyó la construcción de una nueva aldea en lo alto de las montañas donde la región china del Tíbet colinda con el reino de Bután.

Cien personas se mudaron a hogares nuevos junto al río Torsa y celebraron el día festivo izando la bandera de China y entonando el himno nacional.

“Cada uno de nosotros es una coordenada de la gran patria”, expresó un guardia fronterizo, según fue citado por la agencia noticiosa oficial, China Tibetan News.

Las imágenes satelitales de diciembre pasado muestran un pueblo chino que se está construyendo al otro lado de la frontera en el reino de Bután. (Imagen satelital ©2020 Maxar Technologies)

Las imágenes satelitales de diciembre pasado muestran un pueblo chino que se está construyendo al otro lado de la frontera en el reino de Bután. (Imagen satelital ©2020 Maxar Technologies)

El problema es que estas nuevas “coordenadas” se ubican unos dos kilómetros al interior de lo que Bután considera su territorio.

La construcción, documentada en fotos satelitales, seguía un manual de juego que China ha usado durante años.

Ha desestimado las declaraciones de soberanía de vecinos para consolidar su posición en disputas territoriales al cambiar unilateralmente la realidad.

Echó mano de las mismas tácticas en el Mar de China Meridional, donde fortificó y colocó armas en bancos de arena reclamados por Vietnam y Filipinas, a pesar de prometer a EE.UU. que no lo haría.

Este año, el Ejército chino incrementó gradualmente sus fuerzas en los Himalayas y cruzó a territorio que los indios afirmaron que estaba de su lado de la frontera de facto.

Eso llevó al choque más sangriento de China en décadas, dejando a por lo menos 21 soldados indios muertos, junto con un número desconocido de tropas chinas.

La violencia estropeó relaciones que habían estado mejorando de manera sostenida.

“Refleja la consolidación del control de China sobre el área que reclama”, dijo M. Taylor Fravel, analista en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

En el último año, China ha tomado medidas agresivas contra muchos de sus vecinos, ignorando las consecuencias. Sus acciones reflejan la ambición del líder chino, Xi Jinping, de reafirmar los reclamos territoriales, los intereses económicos y las necesidades estratégicas de China por todo el mundo.

La construcción de la aldea himalaya deja entrever que China ha extendido una campaña más amplia para fortificar sus flancos al sur para incluir a Bután, la nación budista de 800 mil habitantes.

China agregó en el verano un nuevo reclamo sobre casi 775 kilómetros de territorio en el Santuario Sakteng de Vida Silvestre, un área protegida al otro extremo de Bután.

China parece haber hecho a un lado décadas de negociaciones discretas y a final de cuentas infructuosas para finalizar la frontera de los dos países.

Una vigésimo quinta ronda de conversaciones este año fue pospuesta a raíz del coronavirus.

“Los chinos obviamente parecen estar perdiendo la paciencia”, escribió Tenzing Lamsang, editor del periódico The Bhutanese, en Twitter.

La disputa se origina de interpretaciones distintas de un tratado firmado en 1890 por dos potencias imperiales ya finadas, el Reino Unido como el gobernante colonial de India y la dinastía Qing en China.

La nueva aldea está cerca de la meseta de Doklam, donde convergen las fronteras de China, India y Bután.

La meseta fue el sitio de un impasse de 73 días entre tropas indias y chinas en el 2017 que inició por la construcción de un camino hacia territorio butanés.

India, que está obligada a defender a Bután bajo un pacto de seguridad de mucho tiempo, envió tropas para detener los trabajos chinos.

Bután, que se ha sentido presionado entre dos gigantes, no presenta una amenaza militar para China.

Para China, el control del área le daría a sus fuerzas una posición estratégica cerca de una franja estrecha de tierra en India llamada Corredor de Siliguri.

Esa área conecta la mayor parte de India con sus provincias más al este que colindan con Bangladesh, Myanmar y China.

Fravel dijo que China parecía haberse retractado de potenciales acuerdos mutuos que propuso en negociaciones anteriores con Bután, en las que ofreció canjear franjas de territorio.

Ahora, señaló, “China podría no estar dispuesta a retirarse de territorio donde ha erigido infraestructura así”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí