5.8 C
Río Grande
lunes, junio 21, 2021
Inicio Sociedad Aborto legal, la recta final: ¿por qué hoy puede ser una jornada...

Aborto legal, la recta final: ¿por qué hoy puede ser una jornada histórica?

Desde las 16, senadoras y senadores comenzarán a debatir para votar (posiblemente mañana) a favor o en contra de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. “Saldar una deuda de la democracia”, “Es ahora”, “Momento bisagra” circulan entre las consignas que le dan impronta al #29D. Otra vez Argentina podría estar a la altura de los países del Primer Mundo, como Francia, España, Suecia, Noruega, Alemania, Italia, Canadá, entre otros

Érica vive con su pareja y su hija de 1 año y 11 meses en un pueblo ubicado en el este catamarqueño. Se cuidan con preservativos. “Recuerdo que fue un viernes cuando falló y compré la pastilla del día después, pero igual quedé embarazada. No podía tenerlo. Pero si sos del interior de Catamarca y te falla el método anticonceptivo, fijate cómo te las arreglás”.

En la ciudad de Neuquén, y al mes de decretarse la cuarentena, Tadeo comenzó a sentirse mal, a tener náuseas y calambres en la zona del útero. Tadeo es un varón trans. “Gordo, me dio positivo”. Con el test en mano y la voz cortada se confesaron: “No quiero ni puedo tenerlo”. Su pareja bajó la cabeza: “Yo tampoco”.

Durante uno de los "pañuelazos" a favor del derecho al aborto legalDurante uno de los “pañuelazos” a favor del derecho al aborto legal

Durante la pandemia, Pamela quedó embarazada en la provincia de San Juan. Él usaba preservativo y ella tomó la pastilla de emergencia. “No hubo forma de evitarlo”. Pamela organiza un próximo viaje a Europa con su novio para completar la residencia universitaria. Un plan que no permite pensar en bebés en lo inmediato.

Estas historias forman parte de la investigación colaborativa “Los derechos no se aíslan”, publicada por la ONG Chicas Poderosas Argentina con el apoyo de la Federación Internacional de Planificación Familiar Región Hemisferio Occidental (IPPFRHO) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas de Argentina (UNFPA Argentina).

Una foto de las dificultades que deben enfrentar las mujeres y personas con capacidad de gestar en todo el país para acceder a sus derechos sexuales y reproductivos. Y una foto también de la intromisión de Estado, gobiernos e instituciones en decisiones personalísimas. Distintos actores sociales metiendo narices en cuerpos y deseos ajenos, en las planificaciones familiares de otras familias.Nelly Minyersky, una de las "pioneras" en la lucha por la conquista del derechoNelly Minyersky, una de las “pioneras” en la lucha por la conquista del derecho

“Es lícito tener relaciones sexuales, no es un delito. Pero hete aquí que si quedo embarazada el Estado me somete a cambiar mi proyecto de vida o a quedar en el campo del delito si me hago un aborto. Hace falta separar, como lo ha hecho la biología, la reproducción de la sexualidad y el derecho al goce. Algo tan esencial. ¿Cómo me van a decir cuántos hijos tener o cuándo? Cargamos con una historia muy grande de injusticia con las mujeres, pero tengo muchas esperanzas de que este martes termine y empecemos otro camino,que será luchar para que una ley sea efectiva”, dice a Infobae Nelly Minyersky, abogada especializada en Derecho de Familia y una de las primeras referentas de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

¿Se trata, entonces, solo de aborto legal? Para la abogada salteña Mónica Menini, que la media sanción se convierta en ley significa ─ni más ni menos─ aborto legal seguro y gratuito, pero también da cuenta de una sociedad que evoluciona hacia políticas de autonomía sobre las decisiones más íntimas.

“A veces me han preguntado qué pasa con la decisión de los varones respecto del aborto y respondo que quien lo pregunta no conoce lo que es vivir en una pareja donde la felicidad y el desarrollo personal del otro importa, mucho. Las mujeres decidimos, y no solo sobre nuestros cuerpos”.

En Diputados se votó la media sanción para aprobar el aborto legal en 2018 y volvió a votarse el 10 diciembre. El Senado vuelve a definir En Diputados se votó la media sanción para aprobar el aborto legal en 2018 y volvió a votarse el 10 diciembre. El Senado vuelve a definir

En diálogo con Infobae reflexiona Ruth Zurbriggen, de la Colectiva Feminista La Revuelta y Socorristas en Red: “Podría ser un día histórico porque cambia el estatus de las mujeres y de todas aquellas personas que necesitan abortar. Es la ley que reconoce lo que venimos diciendo y repitiendo: ¡nos lo merecemos! Aprobarla implica reconocer que las regulaciones existentes estaban mal, generaban daños, injusticias, desigualdades, controles, indignidad, forzamientos, descuidos. A la par, provoca autorizaciones: abortar no está mal. Tanto no está mal que es el Estado quien puede cuidarte, quien puede dar alojo a tus proyectos de vida, a tus goces y placeres. En ese sentido el peso simbólico de la ley ayudará a la desculpabilización y a sacar del silencio la práctica política de abortar”.

De eso no se habla(ba)

En la legalización del aborto convergen todos los feminismos. La lucha por resolver un problema de salud pública, de justicia social y de derechos humanos aúna posiciones e identifica detrás del color verde. Una lucha sostenida que reclama desde hace décadas “Que sea Ley” pero que mientras tanto logró la despenalización social de la práctica. Porque hoy el aborto se nombra, aparece en la tapa de los diarios, en las conversaciones de la mesa de los domingos, en las aulas de los colegios, en los programas de la tarde, en los honorables recintos… Una lucha que liberó del secreto.

"Es urgente" es otra de las consignas (Nicolás Stulberg)“Es urgente” es otra de las consignas (Nicolás Stulberg)

Con la experiencia de 91 años vividos, Nelly Minyersky repasa el tránsito conseguido hacia la voz pública: “En los 60 se hace más popular el uso de métodos anticonceptivos. Pero recuerdo que mi mamá y yo misma, como todas las personas que en 1940/1950 y antes teníamos capacidad de gestar, no teníamos otra posibilidad que el aborto. Las mujeres de cualquier clase social abortaban. Encima, el preservativo era algo que la clase media no usaba porque tenía un tinte de que no era bueno. Solo te quedaba el control de los días y era difícil no quedar embarazada así. Todos y todas sabíamos que nuestras abuelas y nuestras madres abortaban, aunque de eso no se hablara. Y recién a partir del debate en 2018 muchas familias descubrieron cómo habían muerto abuelas o bisabuelas sobre las que no se sabía bien qué había pasado”.

"Todos y todas sabíamos que nuestras abuelas y nuestras madres abortaban, aunque de eso no se hablara", dice la histórica referente de la Campaña“Todos y todas sabíamos que nuestras abuelas y nuestras madres abortaban, aunque de eso no se hablara”, dice la histórica referente de la Campaña

Para Minyersky, cuando el derecho se acerca a la realidad la sociedad sana: “Ya lo hemos vivido. Sucedían las separaciones, pero no para la ley. Y en esos casos también había vergüenza. Recuerdo de estudiante haber tenido compañeras con padres separados que no lo decían porque era vergonzoso. Se decía que el papá estaba de viaje, por ejemplo. Eso es una intromisión del derecho fundamentalista, que impone una forma de vida. El derecho no puede ser el brazo de una moral, porque morales hay muchas. Las mujeres abortan desde siempre y no van a dejar de abortar, y quienes se oponen no han ofrecido nada. Esta es una realidad de la vida y cuando se amplían los derechos no se obliga a nadie”.

El aborto en el mundo

Según el Centro de Derechos Reproductivos (CRR, por su sigla en inglés), durante las últimas décadas el mundo avanzó en la garantía del derecho de las mujeres al aborto con casi 50 países liberalizando sus leyes. En la actualidad, 970 millones de mujeres ─que representan el 59% de las mujeres en edad reproductiva─ viven en territorios que permiten ampliamente el aborto.

Desde Londres explica a Infobae Marilyn Thomson, representante de la organización Latin America Bureau (LAB): “En Gran Bretaña el aborto está permitido desde 1967 hasta la semana 24, aunque con algunas condiciones, y una de cada tres mujeres de este país aborta. Sin embargo, ha habido varios intentos de sectores que quieren restringirlo más y cambiar la ley. Entonces, aunque se logre la legalización tenemos que estar alertas para defender los derechos y evitar que avancen los intereses por controlar nuestros cuerpos. La amenaza siempre está presente”.

En Irlanda del Norte también se legalizó la práctica (Reuters)En Irlanda del Norte también se legalizó la práctica (Reuters)

Y continúa: “Hace poco Irlanda del Norte consiguió una nueva ley de aborto y en esa lucha fue muy importante la campaña del pañuelo verde de Argentina. Nos animó a muchas mujeres. Ahora les toca a ustedes”.

El mundo nos está mirando. Un mundo que viene generando enormes transformaciones en favor de la autonomía reproductiva de las mujeres y las personas gestantes. Ya fuimos faro de otras conquistas. Es el momento de nuestra marea. Hoy tenemos una cita con la historia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí